domingo, 10 de marzo de 2013

W:O:A Metal Battle Spain. Semifinal Asturias. Salón de la Piscina, Turón. Viernes 1 y Sábado 2 de Marzo de 2013. Crónica y Fotos. Parte 1


Fotos: Sergio Blanco
Texto: Larry Runner

La W:O:A Metal Battle llegó a Asturias, concretamente a Turón, vio y venció. Una vez más el Valle Minero se convirtió en la capital del Metal Asturiano. Y ya van unas cuantas.

Siempre que un evento, sea el que sea, sale de los escenarios habituales de las grandes ciudades y se desplaza a una población más pequeña, lo lógico es que movilice a la gente del lugar, no acostumbrada a grandes eventos ni a llegadas de forasteros en masa.

En Turón la gente ya no se extraña de nada. En los últimos años ya se han visto bastantes de éstas. Bandas como Ñu, Barón Rojo, Obús, Burning, Def Con Dos, o incluso los mismísimos Primal Fear, lograron en años pasados atraer a las multitudes del rock al pequeño Valle cercano a Mieres.

Mutant Squad

Pero en ésta ocasión la cosa iba un poco más allá. De repente el Valle y alrededores se plagaron de carteles con extraños nombres de grupos. La W:O:A Metal Battle llegaba y revolucionaba una vez más a las gentes. La ubicación no era la habitual, pero ello no era óbice para que los hosteleros comenzaran a frotarse las manos. Por supuesto también la prensa de la región se hizo eco, siendo el evento incluso bautizado como “la Eurovisión del heavy metal” en La Nueva España, el diario de más tirada en Asturias, y ocupando espacio en el mismo durante tres días consecutivos.

Para organizar actos de este tipo fuera de una gran ciudad y de una sala habitual, es indispensable que una larga serie de factores se alineen, y que sea necesario el apoyo de las instituciones locales. Es inexcusable que todo el mundo se una y reme en la misma dirección. Es esta ocasión se consiguió.

La organización de la W:O:A Metal Battle Spain obtuvo el apoyo de la Asociación Mejoras del Valle, que generosamente cedió unas fantásticas instalaciones raramente utilizadas por los problemas burocráticos que impiden a este país avanzar como debiera. Turón y Asturias no son una excepción en ese aspecto.

Black Devil

La Plataforma Juvenil del Valle de Turón también aportó lo suyo. Su respaldo fue fundamental. Con esos dos apoyos y el Ayuntamiento intercediendo para que no hubiese impedimentos, la fiesta del Heavy Metal volvía al pueblo.

Dos jornadas, doce bandas, con el aliciente de ver en el billing a cinco formaciones asturianas. Algo realmente importante, ya que en número de representantes en semifinales, Asturias ha estado en esta quinta edición de la W:O:A Metal Battle a la altura de las provincias de Madrid y Barcelona, las cuales sextuplican en población a la verde región.

El Viernes 1 de Marzo se daba el pistoletazo de salida al mágico fin de semana. El orden de actuación, como es habitual y entra en las normas del concurso, se estableció por sorteo, reservando el primer lugar a los ovetenses Last Days of Eden por contar éstos con un batería zurdo, intentando así acortar los tiempos de cambio entre bandas, norma habitual y muy lógica.

Last Days of Eden

LAST DAYS OF EDEN debutaban en directo, sí, como lo cuento. Y es que es una formación creada muy recientemente, aunque sus músicos ya tienen una importante trayectoria a sus espaldas, todos a excepción de su front-woman Ani M. Fojaco.

La dulce vocalista tiene en su historial musical apariciones en discos de bandas como Darksun o Absentia, pero nunca hasta ahora había sido la voz solista en ningún grupo. De ahí que la actuación de la Semifinal, además de ser la primera de la banda, era también la puesta de largo de Ani ante el privilegiado público.

Sus compañeros de formación no tenían razón alguna para ponerse colorados. A la guitarra Dani G., que ya ocupara ese lugar en su día con los desaparecidos Northwind. Actual vocalista de Darksun, técnico de sonido y productor. Sobrado de tablas. Al bajo Adrián Huelga, compañero de Dani como bajista de Darksun y a la batería Manu Morán, ex-Absentia, formación con la que el año pasado estuvo a punto de ganar la W:O:A Metal Battle Spain.

Con estos mimbres no es de extrañar que la demo de tres temas que enviaron a la organización del evento les convenciera y les parecieran lo suficientemente atractivos como para poder competir por un puesto en la final. 

Salieron a por todas, vestidos muy elegantemente y a pesar de llevar encima apenas unos pocos ensayos, gustaron a la inmensa mayoría de la gente, aunque se notaron algunos detalles puntuales que hicieron que no les viésemos como finalistas al final de sus veinte minutos.

De todas formas, canciones como “The Last Stand” con la que abrieron, muy a lo Nightwish con un Dani G. en el papel de Hietala a los coros, o la preciosa “Paradise”, tienen un potencial asombroso. Son una banda que a buen seguro, dará mucho que hablar en el futuro y nos hará sentir orgullosos a todos los asturianos amantes de los sonidos melódicos y los monumentales coros.

Talesien

TALESIEN eran los siguientes. Los gallegos de Laracha, provincia de A Coruña, son una gran banda cuando tienen el día, y a fe que lo tuvieron.

A pesar de no contar con su teclista, sonaron bien, compactos, sin nervios, a hacer lo que mejor saben, entregarse al público amante de los entramados de emociones sonoras. El heavy metal de Talesien es melódico, con esos toques de progresivo que le dan la gota de virtuosismo para que guste más a los entendidos pero no deje de gustar a los que no son sabios en la materia pero si amantes de la buena música.

Gustaron mucho al poco público local no heavy que se acercó por curiosidad hasta el Salón de Actos de la Piscina de Turón, y es que, canciones como la inicial “Arriesgándome”, llegan hasta lo más profundo del corazón de cualquiera. Detrás venía “En Tierra de Nadie” con un Javier García inconmensurable a la voz. Sergio Pérez, entregadísimo como siempre,  levantó la admiración de todos. Si tenemos en cuenta que Carlos y Nano estuvieron muy centrados y que el joven Anxo parece llevar una vida dándole a la batería, el resultado fue realmente increíble.

Cerraron con “Amnesia”, también del último “El Silencio”, y con ello me recordaron aquella noche en Foz cuando les descubrí hace ya la friolera de una década teloneando a Avalanch. Tan bien lo hicieron que pensamos que eran guiris, hasta que, al término de la segunda canción, Javier comenzó a hablar con el inconfundible acento de su tierra. Menudas risas pasamos aquella vez.

Enormes. Se colaron en los pronósticos aunque al final se quedasen fuera. Por aquí, definitivamente, se les quiere mucho.

Mutant Squad

Tras dos bandas melódicas, llegaba la hora de la caña. MUTANT SQUAD eran los siguientes. Los thrashers de A Estrada (Pontevedra), venían a romper con todo. Lo consiguieron.

Con un Pla Vinseiro tan querido como admirado al frente del trío, salieron a “encerar” el Salón. “Black Harvest”, al igual que en su ep “Social Misfits” sirvió para comenzar con las hostilidades seguida de “The Machine”. Sonido Old School, frente a thrash moderno. Tras ellas llegaron “Remember”, la audiencia entregada y Pla en plan estrella. La actuación iba a buen ritmo y ya había quien les veía como uno de los favoritos cuando el sonido del micro se esfumó y se nos cortó el rollo. Un cable tuvo la culpa y los técnicos no tardaron más que unos pocos minutos en dar con el fallo (excepcional su trabajo), pero la actuación se vio interrumpida.

La organización les dejó compensar el minutaje perdido y cerraron con una canción nueva “Mutants will rise”. La ovación fue enorme por parte de un público asturiano que los adora. Grandes.

Black Devil

Saltaban al escenario otros de los que jugaban en casa: BLACK DEVIL.

Venían con ganas y aunque probablemente no se viesen ganadores, saltaron al escenario conscientes de que lo que habían visto hasta entonces no iba a ser muy superior a ellos si ponían todo su empeño. Si tenían el día podían entrar en la pomada. Al fin y al cabo las plazas eran tres, a poco que se pusieran las cosas de cara habría esperanza. Lo que no podía ser es que se quedasen fuera por no hacerlo ellos bien, así que saltaron a por todas, yo no esperaba menos.

Con un Dany Jack entregado a muerte, se vaciaron durante sus veinte minutos, llamando especialmente la actuación un Iván Canedo que al bajo transforma en agitación su tranquila personalidad, que transpira heavy metal y que contagia a cualquiera que les preste atención.

No pude llegar para el comienzo del show; estar metido de lleno en la organización del evento tiene estas cosas, aún así,  tuve tiempo de sobra para disfrutar de “Descenso al Infierno” y de una de mis favoritas de su disco “Anomalía”: “Lujuria es tu nombre”.

Cerraron con “Dementes”, tema inédito. Algo extraño teniendo en cuenta que se trataba de un concurso. Probablemente el tema les quemara ya en las manos. Cumplieron y a esperar.

CrystalMoors

Llegaba la hora de los grandes favoritos de la jornada del viernes. CRYSTALMOORS venían defendiendo la bandera del metal cántabro, que día a día mejora y comienza a exportar bandas al resto del estado.

Su pagan metal con tintes death inundó el Salón de la Piscina turonesa. Desgraciadamente, no conocía aún los temas de su “Circle of the five serpents”, lp de debut que me regalaron más tarde, y del que a buen seguro daremos buen uso en el programa de radio, pero eso no me impidió disfrutar del show.

Salieron ataviados con cotas de malla, lo cual, de primeras ya impactó al público y a buen seguro que al jurado. En el aspecto visual ya ofrecían algo a lo que no estamos muy acostumbrados. Además sonaron gordos, como ninguna otra banda había sonado hasta entonces. Como un amigo me apuntó durante su actuación “empezó el Wacken”, y es que personalmente fue la primera banda del día que de verdad me transmitió el espíritu de Wacken.

Compactos, duros, pero sin abandonar la melodía. Estaba claro que los cántabros sabían bien lo que se hacían y al final de la actuación todo el mundo tenía claro que, salvo sorpresa al día siguiente, CRYSTALMOORS iban a ser uno de los fijos en la final. Estos días he estado escuchando el disco, y, de verdad, no les hace justicia. Son mejores en vivo. Enormes.

Soldier

Cerraban la jornada SOLDIER. Los jóvenes carbayones salieron a luchar por lo suyo y creo que gustaron a todos. Los más estudiosos apuntaban que les veían un poco verdes, pero yo, que les conozco desde hace tiempo, cada día alucino más con ellos. La progresión de esta banda en el último año ha sido realmente espectacular. Si me dicen aquel día que los vi teloneando a Beethoven R. que en poco más de doce meses iban a estar metidos de lleno en toda una semifinal de la W:O:A Metal Battle, me habría echado a reir. 

Son conscientes de que tienen bajo el brazo un discazo. “Gas Powered Jesus” suena fresco y me niego a ponerle la etiqueta de thrash metal cuando nos ofrecen mucho más. Temazos como “Between Two Masters” o “Revolt” llegan al alma si te gusta la buena cera, el heavy metal, sí, vale, de tintes thrash, que gusta a todo el mundo.

No se pudieron clasificar, pero ojito con ellos, porque van a dar que hablar. Estupendos. Si pasan por tu ciudad, que pasarán, no te los pierdas. No seas huevón. No digas que no te avisamos.

Set-list:
1. Between Two Masters
2. Destroyers + Final de Maniac
3. Stand Your Ground
4. Gas Powered Jesus
5. Revolt

Una foto con todos los músicos participantes de la jornada y organización juntos servía de cierre al primer día. 



© Larry Runner 2013

No hay comentarios: